La cocina y las alegrías se transmiten. “Estoy contento y mis clientes también”. Mario Guevara.

Foto: Jorge A. Ávila

La mañana del sábado 3 de agosto, subí al cerro con unos buenos amigos, la idea fue ir a reforestar para después bajar a almorzar unos tacos, de los  cuales ya había tenido la oportunidad de probar. Son los “Tacos de Barbacoa Mario” ubicados por la zona del Pípila, ahí siempre hay mucha gente y seguro antes de las 13: 00 horas todo, todo se acaba.  Me acompañó Joaquín, Jorge y Karla Ávila. Afortunadamente llegamos a probarlos, fuimos los últimos clientes atendidos, pero también los más felices.

Este espacio se localiza en los alrededores  que colindan con el centro de Morelia, pero que no tienen ese estilo de las Canteras Rosas. Es una zona  muy popular y  concurrida. Es la Av. Manuel Buendía, en el número marcado con el 132-B.  El local está pintado de blanco, las mesas con sus manteles naranjas invitan a sentarse y pedir, pero don Mario Guevara Salgado antes de decir “Pásale Cuñadito”, ya te espera con un  delicioso taco para que mientras pides no desfallezcas de hambre.

Aquí se puede venir casi todo el año menos el 25 de diciembre, el 1 de enero y los días de Semana Santa porque hay que disfrutar a la familia y descansar, dice don Mario en una entrevista que le hice después de comer. El negocio se abre muy temprano, pero más temprano se levanta el entrevistado y así Tacos Mario, cierra al medio día, mas habrá que trabajar por la tarde y quizá parte de la noche para salir al quite con los clientes al siguiente día.

 “Mi suegro, que en paz descanse, fue el primero en iniciar con la barbacoa en Morelia, él  se llamó Jesús Contreras Arrollo y fue quien me enseñó”.

Foro: Jorge A. Ávila

“Ahora mí día a día es levantarme a las 4:30 AM para hacer todo y que quede muy rico. Siempre procuro entregar en mis acciones  todo el amor. Atender a la gente como se lo merece”. “Temprano me pongo a calentar el mollito para la carne y acomodo todo para llevarlo al local. Aquí en el comercio se corta la  barbacoa  y para que los comensales la prueben  muy fresca.  La carne se prepara diariamente. El cocimiento  es de entre 8 a 10 horas para que este blandita y buena.  

Foto: Jorge A. Ávila

“Ahora  me ayudan las trabajadoras en el local, quienes también son muy madrugadoras y temprano preparan el agua, colocan las salsas, las verduras, acomodan el mobiliario de tal manera que a primera hora ya se pueden venir los clientes a desayunar”

Foto: Jorge A. Ávila.

“La barbacoa que yo hago tiene  mi sazón a la gente le gusta.  A mí me gusta que les agrade, por eso lo hago con mucho amor. Este oficio es una aventura, yo me levanto con todas las ganas de trabajar, con la inquietud, la fuerza y la alegría de venir a disfrutar con mis clientes y  mis trabajadores, creo que ese es el secreto”.  “Mi esposa es la que me ayuda, ella es Contreras y entonces yo aprendí de su familia. Yo dirijo este espacio. La gente del barrio me reconoce bien. Yo los paso y les digo “pásale cuñadito” y ellos entran en confianza, se sonríen, les doy un taquito en lo que los atiendo. Es sabrosa  la bienvenida”.

Foto: Jorge A. Ávila.

“Mi historia inicié en esta calle, pero hace 18 años, justo en la esquina yo  ponía  una mesa y una lona y así fue creciendo el puesto poco a poquito. Aun no tengo un local propio pero pronto andaremos en eso”.  Los tacos tienen un costo de 10 pesos, pero los doraditos cuestan 11 baros y también son muy pedidos. El Kilo de barbacoa es de 250 pesos aquí hay de todo surtido, maciza, montalayo, nervio, costillita. También hay  platitos de consomé con carnita y   de acuerdo al tamaño varia el costo de entre 45 y 50 pesos. Además de hacer, también,  tacos de bistec, chorizo y campechanos.

Foto: Jorge A. Ávila

Hay un servicio para eventos y fiestas en donde me pueden contactar al teléfono del local  4433944441 Aquí se maneja por  kilo de 250 pesos, igual que en el local o si es por persona se incluyen las tortillas, la salsa y las verduras, entones cobro el plato a 60 pesos  y yo los sirvo.


Foto: Jorge A. Ávila

Las salsas son importantes, tanto como los tacos, aquí se encuentran de 4 estilos: salsa roja, verde de aceite y de aguacate: además de la tradicional cebolla y cilantro; la cebolla rebanada  con chile perón  y cebolla morada desflemada.

“El cuñadito” . Foto: Jorge A. Ávila.

La carne es de primera calidad, siempre me fijo en eso. Yo aquí vendo bien, pero es gracias al esfuerzo y la constancia. Es parte de mi vida.

Podría también gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: