Mañana Veremos o la esperanza…

  • Un Rey, la Reina y el Bufón habitan Foro Eco en temporada de  teatro, en agosto 2019 para narrar una historia de algún laberinto que semánticamente es diferente cada día y que tiene salida con la muerte, el sueño u otra nueva idea.

La obra teatral  original del uruguayo  Gonzalo Hernández Sanjorge, “Mañana Veremos”, se presenta en su primera temporada, en agosto de 2019, en México, bajo la joven dirección de Jesús Suárez Marín, egresado de la Facultad de Filosofía y miembro de la compañía de teatro Contrapeso, que realiza sus actividades en Foto Eco, en Morelia, Michoacán.

“Mañana Veremos”, es una obra escrita en un solo acto, con tres escenas muy bien delineadas. Narra la historia de un desafortunado Rey (José Fiaban), que cuestiona su realidad, desconoce el sentido de las cosas y aún no tiene  más que por reinado un laberinto del cual no puede salir porque  ¿Qué sentido tendría ser Rey y qué sentido tendría vivir?, según sus diálogos.  Le acompañan en sus divagaciones  la Reina (Marillac Arias), que en realidad es quien domina el reino  y el Bufón (Rodrigo Bejar), quien parece ser el más sabio de los dos y que es el único que se atreve a increpar el galimatías. La atmósfera creada con sonidos y algo de música es original de  Iván Paredes.


El espacio escénico está bien resuelto, la iluminación de Brenda Tinoco  es acertada para el tipo de discurso que se maneja, algo barroco y difícil de comprender. El juego de luces y sombras advierte también los destellos que evocan la razón y los lamentos obscuros de los  atropellos. El juego que hace accionar a los tres personajes es una máquina inacabada a la que le falta una pieza, o varias, para terminarla. No tiene nombre y aún mayor es el asalto al no saber para qué sirve. De aquí que la trama y el enredo sean difíciles pues hay que adentrarse al laberinto de las ideas, el juego de la semántica, las paredes del lenguaje conocido y desconocido.

Los actores son estudiantes y egresados de la Facultad Popular de Bellas Artes, además de también ser parte de Contrapeso, sus análisis de personajes  los han resuelto de acuerdo con el director del montaje, con tres meses de estudio y ensayo. Son ideas vivas en cuerpos humanos que emergen al  salir de un costal y que esperan, esperan, esperan para volver al laberinto o a otra parte para seguir con vida. En esta historia la elegancia de sus acciones da título y estatus a cada personaje, sus ropas son de obreros y su contexto no tiene forma de hogar, pareciera una bodega que ha sido construida por la escenógrafa Amaya Segurajauregui, en ella se encuentran: una mesa, unas sillas, un baúl y la máquina.

La obra “Mañana Veremos” se ha montado además en otros países como Uruguay, Argentina y  España; es la Opera prima del director Jesús Suarez Marín,  egresado de la Facultad de Filosofía de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH), además de ser miembro activo por un lustro  de la Compañía Teatral  Contrapeso que dirige Roberto Briseño.

La asistencia de dirección es de Juan Velazco. En el discurso  y ejecución del drama  se puede apreciar  cómo llevar la obra filosófica a la escena.  Reconocer qué y cuál es la realidad a partir del lenguaje y las acciones. El sentido significado que adquieren las cosas y su propia lógica.  En cuanto a la interpretación del texto será la máquina la que mete en conflicto a los personajes.  

El trabajo actoral recupera mucho de  la estética del teatro shakesperiano. El texto juega con el lenguaje y  lo que se construye en escena tiene un tono  fantástico. Retomar esta estética es impórtate dice Suarez Marín, “para que se entendiera  y buscar el porte y estatus de los personajes, pues hay momentos en que el discurso los pone en situación de iguales y lo  que los diferencia  es su actitud y como hablan” o como dicen los personajes mismos. “Mi realidad es la que yo me creo, como yo me siento”-

Los personajes  ciertamente son estereotipos, en este espacio, mas el final dejará saber que no son siempre la misma cosa, que para mañana pudieran ser otros/as o tener los mismos roles.

Jesús Suarez Marín  fue asistente de dirección  de la  obra “Pájaros” (2016), montaje y adaptación de Fernando Ortiz, además de “Monólogos  en el encierro” (2017) y “Mala Muerte” (2018), dirigidos por Juan Velazco.

La dramaturgia es rica en ritmos y tonalidades y aunque el espacio y la iluminación están muy bien resueltos habrá que trabajar aún más en el hecho actoral para alcanzar los clímax e interrogantes de la obra. La intención del joven director es clara y es visible,  hay una buena interpretación filosófica y solución escénica.

Nada que el tiempo y el hacer propios a los personajes no puedan resolver. Seguramente este montaje  será muy propio para estudios de lingüística, semántica, estética, sociología y por supuesto filosofía.

Jesús Suárez Marín

Todos invitados a ver este montaje que tuvo un costo aproximado de siete mil pesos. Las presentaciones de esta primer temporada son  los miércoles, viernes y sábados de agosto, Foro Eco: Nicolás bravo, 430. Centro. 20:30 horas. Cooperación: 100 pesos con descuentos acostumbrados.

Podría también gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: