• En conjunto con tres Restauradoras y las Cabezas de Día, en Hiramangaro, Michoacán se realizan acciones para el rescate del Retablo Mayor de este Templo, joya del Siglo XVI.
Templo de Nuestra Señora de la Asunción en Hiramangaro, Michoacán.

Santa María Hiramangaro, Pátzcuaro, Michoacán.- Ruby M., es la representante del grupo “Cabezas de Día”, conformado por mujeres comunitarias, de entre ellas son tres las que dirigen lo que se conoce como: “mesa” y quienes dirigen a las otras 31 féminas todas adoradoras de la Vela Perpetua.  

Cabezas de Día

Cada una tiene el cargo de por un día al mes, abrir el templop, cuidar la iglesia, así como asearla y dar información si es necesario a los visitantes.

Las Cabezas de Día, son muy importantes, pues de no estar presentes, se cerraría el templo, se pararía la remodelación, el polvo y el salitre terminarían por derrumbar la iglesia que data del siglo XVI, y que fue fundada por los franciscanos antes del Concilio Tridentino. Ellas dan vida a este lugar. Cada día una de estas mujeres, abre el templo en punto de las 11:00 horas, hacen el aseo dentro  y fuera de la iglesia, procuran que los altares estén limpios, dan información, están atentas a que todo esté en paz. Ahí estarán por todo el día hasta las 18:00 horas.

Cuenta la Señora Ruby, que su abuela contaba ya tener 40 años participando de esta actividad y así recordó, decía su bisabuela.


El cargo de Cabeza de Día se toma por tiempo indefinido, no es necesario estar siempre, es libre.


Las restauradoras son Joselina Cedeño Paredes y Gabriela Contreras González

Durante las Restauraciones del Retablo Mayor y el muro testero, las Cabezas de Día, están atentas además con lo que se les ofrece a los restauradores. No es fácil ser Cabeza de Día hay que dejar el hogar para dedicarse de lleno a esta actividad de la cual las mujeres de Hiramangaro se sienten orgullosas.

Es tan importante que haya una Cabeza de Día, que si no llegará alguna el tiempo que le corresponde, entonces una de las tres mujeres que son de la “mesa” ocupa el lugar, para asegurar que nunca falte. Por la tarde, minutos antes de las 18:00 horas, las Cabezas de Día, van de vuelta a casa, contentas de servir a su comunidad.

Los hombres por su parte tienen cargos como conjuntar las acciones económicas para recabar dinero para la restauración del templo. Reunirse con el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), la Secretaría de Cultura de Michoacán (SECUM) quienes apoyan esta iniciativa que comenzó su rescate en el año 2012 y que operativamente realiza acciones desde octubre de 2019.

Son las mujeres quienes prácticamente tiene en sus manos la restauración del Templo de la Virgen de la Asunción y quienes desde las acciones pequeñas y más grandes están encargadas de reavivar este espacio que por siglos permaneció olvidado.

EL INAH está representado para este caso con la intervención de la Dra. Laura Elena Lelo de Larrea. Las restauradoras son Joselina Cedeño Paredes y Gabriela Contreras González, quienes ejecutan el ejercicio de la restauración al poner en práctica sus conocimientos, el trabajo de campo y artesanal en las piezas.

Se espera que para el 15 de agosto de este 2020, día en que se celebra a la Virgen de la Asunción, el Muro Testero y el Retablo Mayor del Templo de Santa María Hiramangaro esté terminado. Obra que mide 7.53 mtrs de alto por 6.42 mtrs de alto y que pretende mostrar la imagen original de hace cinco siglos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí