Al cielo lo sostiene el hombre, lo apuntala con torres y agujas para que no se desplome

Al cielo lo sostiene el hombre, lo apuntala con torres y agujas para que no se desplome

Eduardo Montes 

Sostengamos al cielo
si no podemos alcanzarlo;
una torre, una aguja,
una cigüeña en el nido.
Ladrillo a ladrillo, nido a nido.
Apuntalemos al cielo…
con la gloria del arte;
una esfinge
o con el alma
Para que éste no se desplome