Concha Urquiza: la abuela soltera
de la poesía mexicana

Rafael Calderón

Este MMXX se cumplen nada menos que 75 años de la muerte de la poeta Concha Urquiza (1910-1945), una de las mentes más inteligentes y apasionadas que han existido en la tradición de la poesía mexicana. En este sentido, el mejor homenaje que se le puede rendir es leyendo sus poemas, mismos que empieza a escribir muy joven, siendo aún niña; comenzó a publicar a partir de 1922 tanto en periódicos como en revistas y el primero que la incluye en una antología es Jesús Romero Flores en Literatura de Michoacán, de 1923.

Sus poemas se reunieron en un tomo inmediatamente después de ahogarse a los 35 años en el mar de Ensenada, Baja California Norte, el 20 de junio de 1945, desde entonces se han publicado muestras de sus poemas y la han incluido en antologías; de igual manera, estudiosos han buscado que su obra esté presente desde entonces, labor que continúa, no cesa ni cesará, afortunadamente.

Como parte de esa continuidad se cuenta con la edición Nostalgia de lo Presente. Poemas 1921-1945 (jitánjáfora Morelia Editorial, 2013), compilada por quien esto escribe. Es una edición que reúne todos sus poemas conocidos e inéditos hasta el 2010. Primero, Nostalgia de lo Presente fue una edición especial surgido del Seminario Permanente de Autores Michoacanos, que sesionó en la Casa de la Cultura de Morelia el 4 de diciembre de 2010 y le dedicó el Epítome número 35; en dicho tenor, la revista PalabraPoesía le rindió un homenaje: en aquella sesión intervinieron el editor y poeta José Mendoza Lara, así como los poetas Sergio J. Monreal, Ernesto Hernández Doblas y yo, para celebrar el primer centenario de su nacimiento; la segunda ocasión, ya central de Nostalgia de lo Presente. Poemas, 1921-1945, que se vuelve definitiva, es la edición que salió en agosto de 2013, publicada por jitanjáfora Morelia Editorial en su colección Poesía.

La unidad de este volumen es muy interesante: contiene 14 apartados. Hay que señalar que los numerales III-XIII corresponden a la compilación realizada por el erudito michoacano Gabriel Méndez Plancarte con el título Obras: poemas y prosas, que dio a conocer bajo el signo de Ábside en 1946; el número II es la reunión de poemas dispersos que organiza José Vicente Anaya en El corazón preso; el número I es un apartado totalmente inédito, el cual está integrado por poemas juveniles: aquellos que fecha la autora entre 1921-1923, es decir, los que escribe entre los 11 y antes de los 15 años; finalmente, el XIV es un apartado especial: se compone por poemas de diferentes fechas pero que han sido publicados o son un hallazgo, donde se incluye por primera vez el poema llamado El reintegro, que se compone de tres estrofas de cuatro, cinco y 36 versos cada una, para sumar un total 45 versos.

Concha Urquiza bebió las fuentes clásicas: griegos y latinos, pasando por los clásicos en lengua española y autores del siglo de Oro: San Juan de la Cruz, fray Luis de León, Santa Teresa; traduce la Égloga V de Virgilio; lee con pasión la Ilíada y la Odisea; de Cervantes se apasiona con El Quijote y esta obra es la que le gusta obsequiar entre sus amigos y conocidos. Es un torrente en el género de la poesía: escribe recuerdos líricos, sonetos, variaciones sobre el evangelio, liras, églogas, romances y canciones, y explora temas como el amor doloroso, los paisajes michoacanos y el retorno a la ciudad. Escribe sobre la noche y el erotismo con una seducción permanente que se convierte en una prolongada búsqueda hasta llegar a explorar con pasión descarnada los temas religiosos.

Pero ¿cómo presentarla en la tradición de la poesía mexicana del siglo XXI? Por su condición, por su lírica encantadora, es naturalmente nuestra abuela soltera de la poesía mexicana. Por sus poemas, además, podemos seguir la senda y preguntar a la manera de Homero con un verso de la Odisea: “¿Quién te ha herido en la divina noche?”. Es una “orquídea en el desierto”, como acuñará José Vicente Anaya. Generacionalmente es parte de los autores que nacieron en el periodo de la Revolución Mexicana, apenas terminada ésta, son los que empiezan a escribir y publicar obra.
La búsqueda lírica de Concha Urquiza coincide con el grupo de los Contemporáneos y el Estridentismo, que inicia la renovación más drástica y escandalosa de la historia de la poesía y de la literatura mexicana en los primeros días del inicio de la década de los veinte.

Un poema tardíamente descubierto que llama El reintegro, fechado en 1933, cuando solamente tiene 23 años, es el que está llamado a ser parte de ese conjunto de poemas que se escriben para ser parte de los poemas más notables en la tradición de la poesía mexicana del siglo XX, y por primera vez se puede leer éste en un volumen: agraciadamente ahora toda la poesía de Concha Urquiza lleva por título Nostalgia de lo Presente.

Concha Urquiza. Nostalgia de lo presente [Poemas 1921-1945]
Rafael Calderón Torres (Compilador)
Editorial: Jitanjáfora
Colección: Poesía
Año: 2013
Formato: Pasta dura
Páginas: 246
Ancho: 21.5 cm
Alto: 28 cm
Precio: $250
Venta: https://bit.ly/2Ri2ICM
Con envíos a toda la República Mexicana.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí