EL MOVIMIENTO DE RUPTURA

Enrique Ortega Espino artista visual y maestro de la Facultad Popular de Bellas Artes (FPBA) dio una conferencia en la sala 6 del Centro Cultural Clavijero, espacio que albergó la exposición Fragmentos de la Ruptura, traída a Morelia desde el Museo  de Arte Moderno, de la Ciudad de México  en la que refirió  cómo fue el proceso en escuela mexicana de pintura para abrir paso a la Generación de la Ruptura.

La obra del maestro Enrique Ortega tiene una cercanía con el lenguaje pictórico que presenta la galería de Fragmentos de la Ruptura, además de encontrar especial identificación con estas piezas por vivir una estancia en Ciudad de México e ir a visitar con frecuencia estas obras a su recinto, en el Museo de Arte Moderno. La ponencia se dio entre expertos de arte, estudiantes y medios de comunicación, en 2018.

Antecedentes

Para entender cómo es que se abre camino la Generación de la Ruptura, es necesario hacer historia y de acuerdo con Ortega Espino, fue a  principios de 1920 con el Muralismo que destaca de manera internacional para el desarrollo de nacionalismos, los artistas  siguieron aspectos formales y sociales que desarrollaron este lenguaje. El Muralismo inició con Álvaro Obregón, tuvo continuidad con José Vasconcelos y se estableció en una especie de academia, pero a su paso por la historia encontramos tendencias que iban en contra del mismo. No se puede dejar de lado la corriente estridentista  que es un antecedente a propósito de la ruptura, junto al grupo de los contemporáneos, escritores de alto nivel y artistas plásticos  que en 1929 crean una revista que hizo difusión a la obra mexicana. El movimiento 30-30 enriqueció la escuela de artistas.

La Generación de la Ruptura son el resultado de factores que provocan en 1936 a 1939 la migración a México de gente que huía de la guerra civil española y del nacismo  alemán y desarrollan su obra en nuestro país, artistas como Remedios Varo, Leonora Carringtong, León Felipe, entre muchos más,  que enriquecieron a México de modo cultural necesario.

En los años 40´s  y  50´s no  hubo un México agrario ni de grandes caudillos, a partir de Miguel  Alemán se da un cambio dentro de los  espacio insititucionales, fueron otros los momentos económicos, sociales y culturales, las propuestas de artistas invitan a desarrollar grandes museos como el Arte Moderno, se da la penetración cultural de Estados Unidos, tal y como lo retrata José Emilio  Pacheco en Las Batallas en el desierto, además se implementa la televisión en los hogares, un fenómeno social irrefutable. Bajo estas circunstancias se da una inquietud por las  vanguardias artísticas nacidas en Europa a principios de siglo XX. Surgen artistas jóvenes que no están de acuerdo con Siqueiros, quien señaló -no hay más ruta que la nuestra-. Al hacer referencia a la Escuela Mexicana de Pintura. -Refirió Enrique Ortega.

Se abre  un nuevo movimiento del arte

En 1953 se crean espacios literarios y pictóricos, confirmó Ortega Espino,  fue  José Luis Cuevas  quien realizó unas primeras obras que estaban más en contra de la Escuela Mexicana de Pintura, en la Ruptura no hay un manifiesto, pero si un cetrito titulado Cortina de nopal, que señala como no se permitía ver las nuevas tendencias del arte en México.

Los cambios del arte son necesarios como parte del devenir de las respuestas de  otras maneras para crear Las  instituciones que permiten presentar nuevas obras, espacios oficiales  abren  sus puertas en 1966.

André Bretón concideró a México el país surrealista por excelencia, hubo una exposición  en 1940 en la  que participaron  surrealistas mexicanos, pero en realidad la vanguardia de Bretón ya existía aquí, desde el  sincretismo cultural a través de su historia.

Alberto Manríquez en  su obra Ambigüedad del arte mexicano, habla de las rupturas del arte en México como el paso del  barroco al neoclásico o con el movimiento revolucionario y el muralismo hasta llegar a la Generación de la Ruptura.

Autores relevantes

Teresa del Conde dijo que sin duda hay tres personajes interesantes en la generación de la Ruptura: Rufino Tamayo, Carlos Mérida y Juan Soriano; pero hubo otros personajes destacados como: Héctor Javier Francisco Corsés,  Vicente Rojo, Lilia Carrillo, Cordel Urueta, Tomas Parra, Gilberto Aceves Navarro.

Juan García Ponce  escritor  hizo aportaciones que enriquecen la visión del artista, hace contribuciones a las obras en sí.

Características de la Ruptura

Hay un análisis de composición dinámica  aurea muy fino, patrones y composiciones con elementos geométricos. No hay una sola tendencia, hay figuración, abstracciones, figuración, hay también trabajos muy líricos.

Influencia

Para finalizar con la ponencia el maestro de la Facultad Popular de Bellas Artes abrió paso a una sesión de preguntas y respuestas que tuvo como resultados  los siguientes datos:

“Nunca se puede matar al padre, la Generación de la Ruptura  tiene un antecedente con el movimiento modernista y la Escuela Mexicana de Pintura, hay una relación del trabajo de acuarelas muy fina en el trabajo de Cuevas y el trabajo de Orozco”.-  señaló el expositor,

Lilia Carrillo tiene una renovada frescura y actual que sigue teniendo influencia entre artistas jóvenes. Ella  y todos esos artistas dejan una influencia muy fuerte como el caso de Irma Palacios a finales de los 70´s

Teresa del Conde señaló que el movimiento de Ruptura  fue un cambio necesario en el movimiento del arte, para los artistas de esta generación  era un movimiento de apertura,