Incitador, constructor, y creador MAPECO, en su 50 aniversario luctuoso

Incitador, constructor,  y creador MAPECO, en su 50 aniversario luctuoso

 

  • Presentan libro de Manuel Pérez Coronado (MAPECO), en ocasión de su 50 aniversario luctuoso, que desmiente ciertos mitos del pintor uruapense y que da muestra de su biografía y apuntes plásticos.

 

  • “Trazos de una biografía”, de Arturo Ávila Val, se presentó el 14 de diciembre, a las 17:00 horas en el Segundo Patio del Centro Cultural Clavijero,
Arturo Ávila Val y Ramón Sánchez Reyna 14 de diciembre de 2020. Centro Cultural Clavijero

 

Morelia, Michoacán, diciembre, de 2020.- “Trazos de una biografía”, de Arturo Ávila Val, es un texto impreso, que logró salir a la luz, gracias al apoyo de la iniciativa privada de Uruapan, el gobierno federal y del estado de Michoacán, a propósito del 50 aniversario luctuoso del artista visual Manuel Pérez Coronado (MAPECO), que se presentó el 14 de diciembre de este año, en el Centro Cultural Clavijero (CCC), de Morelia, a las 17:00 horas, bajo la exposición del Mtro. Ramón Sánchez Reyna y el autor del libro, que como señaló en entrevista para El Caleidoscopio Arte y Cultura,  “el documento es la punta de un enorme tempano artístico que es Manuel Pérez Coronado, porque es un texto de naturaleza biográfico que  retrata el contexto de MAPECO.”

“Trazos de una biografía”,  es un repaso histórico desde las primeras hasta sus últimas pinceladas. No hay una valoración plástica de su obra, creo que  es la tarea que sigue.

La persona que contempla las páginas  de “Trazos de una biografía”, va viendo al Manuel  que toma sus clases de plástica en Uruapan en los años 40, al que se va a San Carlos y  a la Esmeralda, a aquel que realiza sus trabajos académicos y regresa con influencias de Alfredo Zalce, y que cuando se separa del maestro pátzcuareño comienza a realizar su búsqueda  de los que quiere crear hasta que  llega a consolidarse como lo que hoy conocemos como MAPECO. Lo que no hay es un trabajo sobre la evaluación de la plástica de MAPECO, que para el autor resulta una tarea de justicia realizar.

Manuel Pérez Coronado, es un personaje injustamente relegado, dice el Mtro. Ávila Val, que en el caso de Uruapan la gente ubica como una calle y en gran medida eso se debe  que este artista decide quedarse en “el lugar que siempre florece o lugar donde los árboles reverdecen” y a que muere tan joven. Raquel Tibol  (1923-2015)  dice “se estaba preparando para dar su gran salto  hacia el escenario nacional cuando el accidente que lo mató acabo con sus planes

El maestro en historia del arte Arturo  Ávila Val, manifestó que hace falta que se haga una evaluación de la plástica de MAPECO y su ponderación  correcta y suficiente para decir: que

MAPECO deja una escuela de su técnica, color y trazo:  el color es su primera señal evidente, él  hace un uso extraordinario de esto. En la obra de MAPECO él pinta cielos morados, y uno piensa ¿dónde vemos esto?, pero en sus cuadros  son perfectamente válidos y legítimos. Esos rostros sombreados en verde, amarillo, azul, que uno dice jamás voy a ver estos  colores en rostros! y sin embargo están donde deben estar, son  absolutamente válidos y  perfectos en su uso, empleo y dosificación.

Manuel es  una punta de lanza, él es el constructor, el iniciador, él se plantea que esto puede hacerse de una manera y esto es significativo y es una propuesta que genera su propio lenguaje.

 

 

Resignificar a MAPECO

 

Hay una temática en Manuel Pérez Coronado, que con el plazo de los años se ha visto desgastada porque se ha abusado del costumbrismo y paisajes, pero MAPECO respondía a un contexto histórico que para ese periodo era válido. Aunque uno sigue viendo personas que están trabajando ese tema de paisajismo y entonces uno dice que MAPECO es actual y lo seguirá siendo siempre.

Arturo Ávila Val
14 de diciembre de 2020
Centro Cultural Clavijero

Ya en los últimos años de vida de MAPECO había gente que decía que ese trabajo corría el riesgo de encasillarse y de hacerse tarjetitas postales  o suvenires, pero MANUEL  no corrió ese riesgo porque la muerte acabó con él.

“Quizá tendríamos que pensar su obra como una reformulación de las cosas, MAPECO  era un personaje que habiendo  estudiado en la academia de San Carlos, asumió su propuesta. El  hizo un planteamiento platico desde su propia perspectiva, desde su ángulo para trabajar. Algo fuera de lugar en ese momento”, explicó el autor de “Trazos de una biografía”, Arturo Ávila Val.

 

“Había llegado  la época de la Ruptura y Manuel tenía  una visión completamente diferente, les llamaba a Cuevas y compañía “la mafia rosa”. Él tenía una  propuesta distinta, MAPECO decía que el trabajo del artista no debe ser para enriquecerse, debe ser un trabajo que sacuda y que haga que las personas se interesen”. Manuel Pérez Coronado, fue un activista social y su obra retrata ese México  violento, de los años 60. “Hay trabajos suyos sobre la Guerra de Vietnam, por ejemplo  sobre  las poblaciones afromexicanas que en aquella época apenas empezaban  a ser consideradas como existentes, también existen pinturas que hablan de violaciones y ultrajes del  ejército”, complementó Ávila Val.

 

“MAPECO, no es un personaje que solo hiciera composiciones bonitas, también es un personaje que  retrata problemáticas dolorosas  y lacerantes”.

 

 

Vigencia en las obras de MAPECO

 

Hablamos de una vigencia de las obras de Manuel Pérez Coronado porque hay distinta maneras de ver  las cosas y aunque el tiempo transcurre sigue habiendo olvido o abuso de las autoridades a los indígenas; descuido  para el frágil, que son temáticas que vemos en sus obras a medio siglo de su fallecimiento.  En ese tenor la obra sigue siendo vigente. Hay muchos  problemas que entonces existían y que continúan sin solución.

El hecho de la recuperación de la belleza como uno de los alimentos del alma,  es algo a lo que  siempre tendríamos que apelar.

Sabemos que el arte tiene que motivarnos a pensar que otro mundo es posible. En esta época que se vive se puede  ver en la obra de Manuel Pérez Coronado,   la naturaleza de la belleza inalterada, el llamado hacia la reflexión. “Manuel, retrató una belleza natural de muchos lugares del  país como un patrimonio extraordinario y también un compromiso de la humanidad, MAPECO, era un hombre  que sufría y así lo declararon en los discursos fúnebres que dirigieron tras su muerte. Era  un hombre que sufría cuando veía los montes devastados, cuando veía  que se abusaba del desvalido. Ese es un mensaje  que hoy también  tendríamos que reflexionar en esta época, en esta pandemia, en esta situación tan difícil”, apuntó Arturo Ávila.

 

Berta Alicia Ramírez Núñez. Ella fue la musa de MAPECO, recuerda que él se enamoró de ella. En este libro hay diversas imágenes donde ella fue la inspiración.

Para terminar con la breve entrevista realizada en el segundo patio del Centro Cultual Clavijero, después de la presentación del libro “Trazos de una Biografía”, a la que también asistiera la musa de Manuel Pérez Coronado, la señora Bertha Alicia Ramírez Núñez, Ávila Val, autor del libro biográfico, reflexionó sobre la vigencia de la obra de MAPECO y compartió que “No nos olvidemos que hemos alterado de una manera dolorosa el ciclo  ecológico  del que formamos parte y estamos pagando la factura de nuestra absoluta voracidad en muchos aspectos  y eso era algo de lo que  Manuel Pérez Coronado ya nos llamaba la atención hace 60 años.  En esta pandemia podemos recordar en la obra de MAPECO la idea de que  tenemos el derecho al disfrute  de aquello que nos rodea, pero no lo tenemos para su aniquilación,  no tenemos posibilidad  legitima para valernos de lo que nos rodea y destruirlo  porque esa  destrucción implica también nuestra propia destrucción”.

 

 

 

 

 

 

 

 

  • Berta Alicia Ramirez Núñez. Ella fue la musa de MAPECO, recuerda que él se enamoró de ella. En este libro hay muchas imágenes.