José Revueltas. Signo de luz y conciencia

Estimado lector, te presentamos un fragmento del libro, en específico del artículo que tan bellamente escribió Ediht Negrín.

Si al cabo de su lectura deseas una copia, te recordamos que puedes buscarnos en nuestra librería  (calle Miguel Cabrera 88 A, entre Fernández de Córdova y Fray Antonio de Margil, de lunes a viernes de 11 am a 2 pm y de 4 a 8 pm)

José Revueltas, presencia viva en el S XXI

Edith Negrín

Si un escritor mexicano ha sido ajeno a las veleidades de abrirse un espacio en el campo cultural como escritor de ficción, a competir con los colegas, a establecer relaciones con las editoriales, a promover sus novelas, ha sido José Revueltas. De hecho, escribió fuera de los márgenes de las instituciones literarias. Desde la temprana juventud hasta su muerte, puso su talento literario al servicio de lo que consideraba el centro de su vida, la militancia política. Aun cuando en la madurez bromeara afirmando que sólo hacía política para conocer personas y adquirir material para sus narraciones. Así, en 1975, dijo a Elena Poniatowska:

Proust vivió la vida como una experiencia literaria. Malraux vive la política como un pretexto literario […]. Creo que mi experiencia humana me sirve de mucho; que es insustituible. ¿Cómo conozco a la gente si no es a través de la política?

Lo cierto es que pasó décadas alternando las diversas labores del activismo, durante un decepcionante peregrinaje por varias organizaciones políticas de izquierda, con la escritura narrativa y el ensayismo histórico y político.

Hablar de la pareja teoría y praxis puede sonar actualmente para algunos como una gastada fórmula, pero para Revueltas fue un modo de vida. “El más teórico de los escritores mexicanos”, en palabras de José Emilio Pacheco, fue también el más activo. Más allá de la indudable calidad de su obra, sorprende la cantidad de textos que produjo trabajando en las peores condiciones posibles, en habitaciones paupérrimas, mal alimentado, con horarios irregulares, con frecuencia asediado por las deudas y ya con responsabilidades de familia. Eso, en cuanto a las condiciones materiales; las afectivas eran asimismo arduas, presiones políticas, enfrentamientos con sus compañeros, expulsiones, situaciones que atribuiría al dogmatismo.

Escribió siempre en la “incandescencia artística y política” y la “ansiedad cosmogónica”, apunta Carlos Monsiváis. Desarrolló su obra en circunstancias adversas, con negro humorismo, y llegó a afirmar que donde podía escribir más tranquilamente era en prisión; que aprovechaba sus temporadas en la cárcel para estudiar y pensar.

Pese a las limitaciones, fue prolífico, en la primera edición de sus obras completas, coordinada por Andrea Revueltas y Philippe Cheron alrededor de la década de los ochenta del siglo anterior, ocupa 26 volúmenes. Novelas, cuentos, ensayo, teatro, crónica, guion cinematográfico. También, fuera del ámbito de la ficción, artículos periodísticos y ensayos histórico-políticos.

A cien años del natalicio de Revueltas, los lectores hemos tratado de esclarecer en alguna medida su complejidad. También nos hemos preguntado qué tan vigente es su obra, su pensamiento en este siglo XXI, donde el panorama social del mundo de occidente ha cambiado tanto, donde el socialismo real se reveló insostenible casi en todos los ámbitos, donde la izquierda mexicana está distante de la que el escritor conoció.

La herencia de José Revueltas, junto con la de Octavio Paz y la de Efraín Huerta, escritores que conforman la fisonomía cultural del México vigesémico, ha sido discutida y revisada a lo largo de este 2014 en mesas redondas y conferencias, en artículos y libros. El presente volumen es parte de esta respuesta de los lectores a la escritura revueltiana.

Miguel Ángel García y Lenin Guerrero, organizadores desde mucho tiempo atrás de foros de análisis sobre la obra de Revueltas, y de otros intelectuales contestatarios, han ubicado seis ensayos de homenaje al gran escritor militante bajo el atinado título de José Revueltas. Signo de luz y conciencia. Presento a grandes rasgos estos trabajos.

El primero de los ensayos, “José Revueltas y El árbol de oro”, es de la autoría de Philippe Cheron. Con lucidez impecable, Cheron sostiene que la vida de Revueltas gira en torno a la cárcel, material e ideológica, y examina la espiral de su obra narrativa, los escritos teórico-políticos, los apuntes autobiográficos como un denodado esfuerzo de evasión hacia la libertad. El trabajo recorre la obra de Revueltas en contexto histórico.

Sigue a este artículo el de Ramón Guzmán titulado “El profeta del desastre”. El autor traza el marco de las utopías del siglo XX en el campo cultural mexicano, para ofrecer una mirada personal de intelectuales como Paz y Revueltas. Evoca la ilusión y posterior decepción del estalinismo como una experiencia propia. Señala que para el escritor comunista la literatura es una herramienta para examinar el alma humana y reiterar la condición errónea de los seres humanos. Y concluye que la visión de Revueltas fue profética, que tal vez el comunista vislumbró el desastre del socialismo real, y no quiso ir más allá del atisbo.

Ficha técnica

José Revueltas. Signo de luz y conciencia

Lenin Guerrero y Miguel Ángel García (Coords.)

Editorial: Silla vacía

Colección: Memoria colectiva

Año: 2014

Formato: Rústico

Páginas: 116

Ancho: 15 cm

Alto: 22 cm

ISBN: 978-607-96534-4-6

Precio: $80

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí