• Reconocido como Patrimonio de la Canción Española, Luis Eduardo Auté, falleció esta mañana, a sus 76 años.

Oriundo de Manila, Filipinas, Luis Eduardo Aute, nació en los años de la Segunda Guerra Mundial, pero vivió en Madrid, España. Conocedor de las artes de joven creyó que su expresión serían las artes plásticas, pero en la temprana adolescencia, su amado padre, le regalaría una guitarra y fue entonces cuando la música conoció el talento de este gentil poeta, que además de interprete fue compositor de sus obras.

Luis Eduardo Aute visitó por dos ocasiones la Ciudad de las Canteras Rosa, (2003) y (2016); su escenario, la Plaza de Valladolid, espacio donde los morelianos vivieron las canciones de este juglar político, cantautor de inmensas canciones de amor, el poeta de lo cotidiano, el artista plástico, el amante del cine, el sutil soñador y el anciano de verbo perspicaz e indignado por los desajustes de un mundo siempre desajustado.

Yazzmín David, reconocida periodista cultural, pudo conocerlo y entrevistarlo en ambas visitas al paso por la capital michoacana, así describe la partida  del reconocido del Patrimonio de la Canción Española.

https://www.youtube.com/watch?v=CvMRjkKqQOU

“La belleza del arte de Luis Eduardo Aute se extinguió hoy, con mucha tristeza para quienes tuvimos la oportunidad de asirnos a esa implacable inteligencia y sensibilidad al hablar, al tocar la guitarra y emanar de su profunda voz y pensamiento, un genio de músico, poeta, dibujante y cineasta”.

“Lo conocí tardíamente, sí, pero en persona – desde el primer instante y en las dos oportunidades que tuve de entrevistarlo largo y tendido- me enamoré de Aute, un grandísimo artista.
La palabra y pluma siempre irreverentes de un mordaz Aute, emergió poderosa entre varias generaciones a las que alcanzó su música y poesía durante medio siglo”. 💙


“Con pesadumbre decimos adiós al polifacético y singular hombre de mirada certera y brillante, autor de aforismos o poemigas que en su último libro “El sexto, sexo, animal”, expresó:

“El corazón del Universo deja de latir, no cuando se apaga la vida, sino cuando se apaga el deseo de amar y ser amado”.
“No es poeta quien escribe poemas, sino quien utiliza cualquier medio de expresión y es capaz de ir un poco más allá del espejo, de construir una mirada distinta”.

Tantas canciones que en los últimos años me acompañaron, pero sea “Al alba” el himno de despedida para el maestro Aute quien la dedicó a todas las víctimas del drama de los refugiados en Europa y que hoy bien podríamos escucharla en medio de estas ausencias musicales en un mundo que parece reajustarse.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí