“La fotografía no se trata de hacer una imagen”. Guillermo Wusterhaus Cortés

Guillermop Wusterhaus / Foto Belsay Maza
  • No somos un dedo o un ojo de la cámara. Hay que hacernos responsables de lo que tomamos de manera inmediata y de cómo queremos expresar esa conciencia de imagen. GWC
Guillermo Wusterhaus /foto de Yuri Arriaga

Morelia, Michoacán, a 19 de agosto, de 2020.- El maestro Guillermo Wusterhaus Cortés es uno de los fotógrafos más importantes de la entidad en los últimos años. Su actividad fotográfica profesional se da en distintas vertientes (recuerda una publicación del Centro Cultural Clavijero): desde el estudio fotográfico sobre retrato subjetivo y la fotografía publicitaria; así como el registro de arte escénico, particularmente del quehacer dancístico. Además de enriquecer y difundir su propio banco de imágenes especializado en tradiciones, vida cotidiana y geografía de Michoacán, principalmente para la industria editorial. Dentro de la obra de autor el desnudo ha sido tema de relevancia y desde 1998 lo ha abordado cada vez con más intensidad. Con una muy amplia trayectoria. Wusterhaus Cortés, expuso en torno al Día Mundial de la Fotografía, que se celebra hoy cómo el fotógrafo “no es un dedo o un ojo de la cámara; él es el motor responsable de lo que se toma de manera inmediata y de cómo quiere expresar esa conciencia de imagen”.

foto de Guillermo Wusterhaus Cortés

 

“La foto es una imagen técnica, pero no depende del aparato o dispositivo con el que se realiza, ninguno es o no bueno o malo; estriba del propósito para el que se utiliza.  Habría que ver para qué se quiere la foto y si funciona. Es necesario asumir que la imagen no la hace la cámara. La foto la hace el autor o autora, si pensamos en el equipo como principal creativo, el humano sería solo el dedo, a veces ni siquiera el ojo”.

 

 

Para Guillermo Wusterhaus la fotografía no se trata de hacer una imagen sino de hacer conciencia de la imagen que se está registrando.

 

En torno a las vivencias que la pandemia por la COVID 19 transforman los modelos de tomar, rescatar o vivir la fotografía, el experto menciona:

 

“Observo. A mí me han tocado momentos muy marcados: Uno inmediato como tema periodístico y tema recurrente (ya saturado de lo mismo hospitales, cubre-bocas y de la gente que está en la calle). Otro más es lo que se ha puesto a la vista del público en el ámbito doméstico y de la imagen en video que se hacen con dispositivos móviles, (vemos al personaje sin la envoltura institucional, empresaria, en su lugar preferido y nos hace meternos en su intimidad, en un ambiente privado, es algo que aportó mucho y que nos deja ver lo que no se vislumbraban). En cuanto a la creación fotográfica desde casa, es más asombrosa y la creatividad de quienes hacen foto y video con calidad”.

Guillermo Wusterhaus / Foto de Isabel Otelo

¿Cómo ha sido esta aventura entre la COVID19 y la expresión fotográfica, en cuarentena?  “La pandemia también es una entrada a lo digital cuando parecía que iba a ser un momento esporádico no fue así, la verdad es que marca un antes y después. También la pandemia marcó otra oportunidad como la de revisar los archivos y desdeñar o reeditar y manejar una manera sencilla pero avanzada la expresión digital de las imágenes”.

“Es una búsqueda de un lenguaje particular, para explorar desde lo que tenemos en el cuerpo, la casa, la recamara; quien lo pudo mostrar con bastante generosidad fue el Centro Cultural Clavijero (CCC), celebro su éxito en la expo y convocatoria que hicieron de la solución expositiva de recorrido en 360 grados, que nos regresa al disfrute del paseo, el explorar lugares con libertad.  Eso sí es una experiencia más allá del material que se expone y vivir una experiencia”.