LO AMORFO Y LA FORMA

Bernardo Ortiz de Montellano.

El hombre desde el claustro

materno va tomando forma, su

forma humana. Después, a

través de su vida, continuará

adaptándose a nuevas formas.

Pero no todos los hombres, ni

todos los pueblos, ni todas las

razas alcanzan el grado

máximo de desarrollo de las

formas. Algo amorfo, el fondo

en movimiento, permanece

invariable en la vida y en la

naturaleza cambiantes. Por

esto las formas no son

definitivamente estables y el

genio creador, en el artista,

busca nuevas o distintas

formas que en realidad no son

más que combinaciones nuevas

de formas ya existentes. Sólo el

genio crea, a veces, formas de

lo amorfo del alma humana.

Joan Miro

El fondo de la sustancia de la

materia viva es amorfo. Es la

sustancia móvil, el plasma de

la amiba en donde hallamos ya

Joan Miro

el núcleo que es la forma,

principio de la forma viva.

En la vida psíquica, lo amorfo

está en el juego, en el choque

constante de instintos y

pasiones que determina el

carácter y, más, el pensamiento

que son formas.

En el lenguaje la palabra es

forma de lo amorfo del

pensamiento. Es la poesía —el

arte— lo que da la forma de lo

amorfo de la palabra.

…Y por último, para cerrar el

ciclo, el sentimiento religioso

amorfo necesita alcanzar su

forma que es Dios —el Dios

Hombre— porque el hombre

no puede concebir forma

alguna ajena por completo a su

forma.

Joan Miro

La cultura es un modo de dar

forma a lo amorfo, de hacer

respirable, comunicable y

existente el espíritu. Los

pueblos más cultos son

aquellos que han alcanzado

una forma propia y, con la

forma, poder. Las culturas, los

pueblos, declinan cuando han

alcanzado la más alta

superioridad en la forma y,

 entonces, retornan a lo

amorfo, a la decadencia de su

existir.

Joan Miro

México y los pueblos de

América todavía no crean su

forma y permanecen cerca de

lo amorfo, en cambio los

indígenas ya periclitaron su

forma, que lograron crear, y

viven nada más en el recuerdo

de la forma original y propia

de su desarrollo, de acuerdo

con su naturaleza y su evolución.

Joan Miro

En los ensueños, ¿qué otra cosa

hacemos que crear formas de

lo amorfo del sueño? Muchas

veces absurdas, pero, de todos

modos, formas nuevas, formas

no establecidas todavía. Este es

quizá el origen de la

importancia que se ha dado

siempre a los sueños.

El arte es forma, pero cuando

el artista se desliga por

completo de lo amorfo —el

fondo de la vida— no crea

formas, sólo las combina

intelectualmente, imitándolas

de creaciones anteriores, en

forma de vida muy restringida.

Joan Miro

La máquina es siempre una

forma que no vive por su

ausencia completa de lo

amorfo.

Joam Miro

La forma perfecta funciona, no

vive, alejada de lo amorfo. La

hipocresía de las formas es una

forma de engaño para

preservar lo amorfo.

La vida es el reino de lo amorfo.

El arte, el reino de la forma nacida

siempre de la vida porque su misión es

la de crear formas a lo amorfo o,

por lo menos, adoptarle formas ya existentes.

La forma cambia; lo amorfo permanece.


http://www.elem.mx/autor/datos/795