Modernidad, crítica y humanismo

Imagen de portada: cortesía Silla vacía Editorial

Modernidad, crítica y humanismo

 

Fotografía: Руслан Гамзалиев / Unsplash

 

 

Estimada lectora, apreciable lector, te ofrecemos aquí el prólogo de un maravilloso libro escrito por el filósofo alemán Silla vacía Editorial, mismo que, si es de su interés luego de leer las siguientes líneas, podrán conseguir en la librería de Silla vacía Editorial (Miguel Cabrera 88 a, entre Fernández de Córdova y Fray Antonio de Margil).

 

Prólogo

 

En el 2008 solicité apoyo para un proyecto de investigación al programa de Ciencias Básicas del CONACYT del que este libro es un resultado. “Ciencias Básicas” remite a un tipo de investigación que revisa los elementos básicos de las ciencias, sean éstos teóricos, conceptuales o metodológicos. En la propuesta del proyecto, partía de la presuposición que las ciencias sociales y las humanidades se han definido y se siguen definiendo a través de una tríada de conceptos que a pesar de que son fuertemente discutidos no han perdido su vigencia. Estos tres conceptos son: “modernidad”, “crítica” y “humanismo”.

 

Entiendo estos conceptos no tanto por las definiciones substanciales o normativistas que les han sido asignadas en el pasado, más bien los veo aquí como herramientas que han habilitado muy diversas prácticas discursivas. Sin embargo, a pesar de todas estas diferencias, en los capítulos siguientes quiero dejar constancia de que aunque estas prácticas se inscriben en los tejidos de experiencias históricas y culturales diversas y que aspiran a proyectos políticos igualmente diferentes, también comparten ciertas preocupaciones. En el primer capítulo argumentaré que estas coordenadas compartidas se condensan en lo que aquí llamo “conciencia del mundo”.

 

En trabajos anteriores he introducido esta categoría que tomo de Alexander Von Humboldt (véase: Ette 2002) y he tratado de darle una aplicación en el interior de la teoría social que aspira a una suerte de sociología global (Kozlarek 2014a). En aquella ocasión he aludido sobre todo a la comprensión de conciencia del mundo en un sentido planetario, es decir: conciencia del mundo como el reconocimiento de que los asuntos humanos se entrelazan de manera incomparable a nivel global. En este nuevo libro me permito ampliar la idea de conciencia del mundo.

 

Conciencia del mundo remite ahora también de manera clara a la comprensión que vivimos en mundos autoconstruidos por los seres humanos que regulan las respectivas modalidades de interactuar con el mundo “natural” (la Naturaleza: una categoría claramente moderna) así como con el mundo constituido por los demás seres humanos: el mundo social. En este sentido este libro se entiende como complementario al libro anterior.

 

El segundo capítulo se dedica a discutir algunos problemas relacionados con el tema de la categoría de la crítica. Posiblemente, no es muy difícil convencer a los lectores de que la crítica goza de mucha actualidad. En cambio, la Teoría crítica, como proyecto teórico y de investigación que encuentra su origen en los años 1930 en la así llamada “Escuela de Frankfurt” se encuentra hoy día cada vez más ante la necesidad de justificarse. En este libro quiero invertir la argumentación: en vez de defender a la crítica “sin más” y sobre todo al así llamado “pensamiento crítico” –muy en boga especialmente en la academia norteamericana– quiero explicar por qué pienso que lo que se debe rescatar es, en principio, el proyecto intelectual y académico encaminado hace algunas décadas por la Escuela de Frankfurt.

 

El trabajo adelanta algunas ideas sobre la posibilidad de encontrar en la crítica inmanente una metodología para articular una crítica de la modernidad global, de aquel Weltinnenraum de la modernidad del que habla Sloterdijk (véase Sloterdijk 2010), haciéndose valer de una terminología de Rilke, y que se puede traducir de manera tentativa como “espacio interior del mundo”.

 

El tercer capítulo toca un tema hoy día muy controvertido: el del humanismo. Sin embargo, en vez de pensarlo como una práctica intelectual superada por las limitaciones inscritas en ella –entre las cuales destaca una suerte de razón imperialista y, relacionada con ésta, el eurocentrismo–, quiero explicar por qué pienso que el humanismo, lejos de haber quedado superado, representa más bien un verdadero “proyecto inconcluso”. Pero también aquí, más que un cierto contenido normativo depositado en esta categoría, me interesa el hecho de que el humanismo remite a muchas prácticas discursivas, tanto europeas como no-europeas.

 

 

Ficha técnica

 

Modernidad, crítica y humanismo. Reivindicaciones y posibilidades conceptuales para las ciencias culturales

Autor: Oliver Kozlarek

Editorial: UMSNH / Silla vacía

Colección: Filosofía

Año: 2015

Edición: Primera

Formato: Rústico

Páginas: 96

Ancho: 13.5 cm

Alto: 21 cm

ISBN: 978-607-96866-4-2

Precio: $70