PLURICULTURALIDAD EN LA EXPO LA VIRGÉN DE GUADALUPE

foto. Joaquín Ávila
  • La coexistencia pacífica e interrelacionada de diversas miradas culturales en el seno de la sociedad. La expo refiere un proceso en donde los 12 autores sostienen diversos marcos culturales y que pueden resolver las diferencias que entre estos marcos existen de un modo armónico, con un solo tema “La Virgen de Guadalupe”, de algún modo, puede decirse que es un tipo de circunstancia presente en parte en diversos momentos históricos de cada uno de ellos, pero que se evidencia especialmente en sus efigies.
  • Son 26 cuadros de 12 fotógrafo, pertenecientes al Colectivo Foto 180 Morelia, los que se exhiben en Galería 5 x 7, con el apoyo de Morelia Patrimonio de la Humanidad. Esta exposición fue inaugurada el 11 de diciembre, con la presencia del Mtro. Guillermo Wusterhaus Cortés. Tendrá permanencia hasta mediados de enero del 2020.

Guadalupe Tonantzin, la  Virgen del Tepeyac, es el pretexto que en esta quinta ocasión el colectivo Foto 180 Morelia asume con gran profesionalismos para mostrar a la comunidad moreliana que la fotografía es lienzo de historia, cultura; talento e ingenio. Es el lenguaje universal de breves instantes, que descifra la mirada del autor, pero aún más la del espectador.  

Se aprecian imágenes de Lupita Reyes, Luisa Hernández, Alán Ortega, Amed Ávila, Joaquín Ávila, Lázaro Alejandre, Benjamín Flores, Lázaro Morales, Alex Saavedra, Enrique Castro, Ricardo Núñez y Alex Guerra. Fotógrafos que conviven con un  mismo argumento, pero tan diverso en texturas, coloridos e idiosincrasias. Aquí la “Lupita” une a políticos, que separan los partidos, cobija a sus hijos entre los rayos de sol y también genera prosperidad de las niñas bien… Muestra de esto son las intervenciones de Joaquín Ávila que exhiben su quehacer periodístico de primera manufactura.

La guadalupana se ha ido tejiendo entre los siglos como los telares que se bordan entre sus texturas, así el fervor por la Guadalupana no ha cesado entre los connacionales, dan muestra de esto las fotos de Lázaro Morales y Lupita Reyes que exhiben a la madre del Tepeyac en bardas, paisajes de la ciudad o en la cicatriz tatuada, arte en la piel.

La muestra también es fiel testigo de cómo los hijos del sol hacen negocio para vender o conseguir una imagen de bulto o de un solo plano de la más amada “Morenita de América”, según relata, Benjamín Flores

Las imágenes, autoría de Alejandro Saavedra, son estereoscópicas  y son la presencia del templo de San Diego, reconocido por su estilo barroco,  bañando en hoja de oro, que presentan una hermosa y armoniosa poliginia de la arquitectura dedicada a la Madre del Sol.

Además y para inspirar la rítmica de la perspectiva. Nada tan evidente como la fuerza de la Patrona de los Mexicanos, que bajo sus pies guarda  la Bandera Nacional,  el milagro de 488 años atrás está retratado con la limpia captura del lente de Amed Ávila.

En la Expo la Virgen de Guadalupe, hay tanto sabor a nuestro México contemporáneo, que se aprecian las populares fotografías, típicas de la efervescencia que siempre se vive en las comunidades como en la ciudad por el culto de las apariciones  de la antes llamada Tonantzin,  puede advertirse en las tres piezas de Lázaro Alejandre. Desde un misterioso sincretismo que los investigadores no han podido resolver y que convive con la contemporaneidad, desde la mirada de Alan Ortega. La mutación de Tonantzin en diferentes nombres pero con mismo significado, así bien, consideraban a Tonantzin, Coatlicue, Cihuacóatl o Tetéoinan como “la madre divina” o “la de falda de serpientes”. “La Morenita del Tepeyac” vive sus rituales, sus mandas, efigies de Castro y Morales.

Aquí las miradas transgreden y pronuncia la corona floral o la mácula la que virgen no tiene. El existencialismo que enmarca el concepto de todos conocido (que sostiene que la existencia precede a la esencia y que la realidad es anterior al pensamiento y la voluntad a la inteligencia: La fe). Dan como resultado el trabajo conceptual de Ricardo Núñez. Son muchas las formas en que se dice aparece en otros tiempos la Madre de Dios, pero es Luisa Hernández y Alex Guerra, quienes manifiestan desde otras luces y sombras el milagro de 1531 en terceras  florestas.

En la expo hay contrastes de una interculturalidad y una multiculturalidad con la que no pelean los artistas visuales, al contrario serán las diferencias el punto de unión para mostrar las muchas miradas de un solo enigma: La Virgen de Guadalupe.

Galería 5 X 7, Av. Madero Oriente, 860. Esq. Sor Juana Inés de la Cruz. Abierto de lunes a viernes, de 9:00 a 19:00 horas y sábados de 10:00 a 18:00 horas. Entrada gratuita.