¿Podría reestructurarse el FONCA?

EL Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (FONCA) ha funcionado por 31 años como gen y patrimonio de muchos artistas nacionales, Al día de hoy podría extinguirse debido a recorte de presupuestos a distintos fideicomisos que se pronuncian por el arte.
Formado por medio de un carácter irrevocable, firmado el 1 de marzo de 1989, por la Secretaría de Educación Pública, por conducto del entonces Concejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), en calidad de mandante, y por el Banco Nacional de México en su carácter de mandatario. El documento que ampara al FONCA estipula que el Gobierno Federal otorga una creciente importancia a la política cultural del Estado, a fin de atender las demandas de una mejor calidad de vida para todos los mexicanos.

El FONCA es un fondo para los artistas que podría desaparecer en su formato actual para reestructurar una nueva lógica de apoyo para los artistas, la cultura y la sociedad y del que se conocerá si fin este viernes 17 de abril, según las autoridades de la federación, así lo publicó el periódico Reforma.

 

Aquí dejamos algunos TESTIMONIOS de quienes se han beneficiado directa e indirectamente de este recurso en Morelia, Michoacán. Valdrá la pena generar criterios que visibilicen la importancia de preservar y mantener a las artes y sus creativos.

 

Sandra Aguiler

Sandra Aguilera, (Directora del Centro Cultural Clavijero), estamos viviendo un tiempo de muchas adversidades, en el que nos damos cuenta del valor de la cultura no como un excedente, sino como un elemento de primera necesidad, y lo que se ha generado a través de la comunidad cultural, -no solo con los creadores, sino también alrededor de gestores, curadores, administradores de empresas culturales- ha sido ampliamente creativo e innovador, pues la cultura tiene la función principal de acercarnos y mostrar que la humanidad es una tarea en común.

Por esto es indispensable construir políticas públicas en favor de nuestra comunidad cultural, generando un valor que reditúe en el fortalecimiento de las industrias culturales. Que los beneficios que se otorgan a través del estado, no sean vistos en forma de “apoyos” o “becas”, pues finalmente deben traducirse en fuentes de trabajo y generación de “productos culturales” únicos, enfocados hacia la cultura, la identidad y la creatividad.

Cardiela Amezcua (Secretaria de Cultura de Morelia) Mi opinión sobre el FONCA es que como muchos fideicomisos que han existido en especial éste han tenido un impacto en la vida artística cultural y en la producción constante de México, sin embargo si es un hecho que está centralizado, existen estudios que se han centralizado sobre estudios del árbol genealógico de las zonas y de los personajes a los que reiterativamente se les ha apoyado con el FONCA.

Mi opinión mas directa es que el FONCA es necesario, si a tenido un impacto en el país y si requiere una reestructuración que sea mucho más amplia su cobertura a nivel territorial, mucho más diversa en cuanto a salir de los mismos círculos a los que siempre se apoya y que también tenga una distribución más equitativa en los apoyos en los artistas de los diferentes estados. Estoy a favor de que el FONCA continúe y a favor de una reestructuración del mismo, así como de otros programas y fideicomisos de la Secretaría de Cultura Federal.

Fernando Llanos (Cineasta y artista multidisciplinario) Por un lado, he tenido la fortuna de ser becario, jurado y tutor de Jóvenes Creadores del FONCA, y miembro del Sistema Nacional de las Artes. Independientemente de lo muchísimo que me ha ayudado en mi producción y trayectoria, lo que me parece más importante es el sentido de comunidad que ha construido durante décadas. Obviamente con los encuentros y sus exhibiciones, pero también con la formación a los creadores de los estados con los talleres de la remuneración social. Es también un apoyo que eleva constantemente el nivel nacional al motivar a los artistas jóvenes a presentar cada vez mejores proyectos. Es una institución que visibiliza, apoya y promueve a los artistas “de primer nivel” en el país, y sirve para orquestar complicidades con otras instituciones nacionales e internacionales en beneficio de un gremio que proyecta y preserva nuestra cultura e identidad.

Por el otro, también he tenido la fortuna de trabajar en Cultura Comunitaria, en programas como las Misiones por la Diversidad Cultural, y en Comunidades Creativas y Transformación Social. Aplaudo todo el esfuerzo por dignificar y hacer visibles las aportaciones creativas de las comunidades menos favorecidas económicamente, pero más ricas en tradición, cultura y recursos naturales. Un poderoso proyecto que en este sexenio seguramente va a transformar la realidad de millones de mexicanos.

Sobra decir que el FONCA y Cultura Comunitaria han trazado puentes para que los contenidos y las propuestas artísticas lleguen a un mayor número de la población. Pero como todo puente, tarda en construirse, y en aceitar su engranaje para funcionar perfectamente. Todas las críticas que se le han hecho a la comunidad del FONCA, de ser un grupo con privilegios, creo que dejaran de existir en la medida que estas dos instituciones se coordinen mejor. Y eso es cuestión de tiempo.

Y por último, he aplicado en varias ocasiones, sin todavía lograr su apoyo, a apoyos como FOPROCINE. Esto es sin duda alguna, gracias a apoyos como FOPROCINE y FIDECINE. Hemos visto como ha incrementado el número de producciones cinematográficas, y el cine es sin duda una de las disciplinas artísticas donde México tiene más presencia en el mundo.

Ahora bien, dejando estos puntos claros, hablemos del contexto actual. Todos estamos conscientes de que vivimos tiempos complicados, y que en cuestión de recursos se van a complicar más. Pero no por eso tenemos que desmantelar las instancias que funcionan. Se pueden pactar convenios, acordar aportaciones, hacer ajustes y perfeccionar programas, pero desaparecer instituciones o apoyos que nos han costado muchos años construir no creo que sea la solución.

La Secretaría de Cultura Federal ha repetido mucho la importancia de la cultura como elemento de transformación en este sexenio, yo también creo en #ElPoderDeLaCultura

Karen Perry

Karen Perry, (Escultora ENES, Morelia) FONCA ha sido blanco de acusaciones, con señalamientos injustos que revelan la escasa información de quien los emite, reduciéndolo -al FONCA– a un sistema de subvenciones y apoyos económicos para un sector específico, anulando el espectro y la profundidad del mismo. Entre las docenas de programas de participación pública abierta, están el de traducción de lenguas indígenas, proyectos de coinversión cultural, teatrales, escénicos, musicales; y demás herramientas de fomento al desarrollarlo de proyectos que fortalecen la identidad cultural de las comunidades.

El FONCA no mantiene carreras, las impulsa, posibilita la investigación, la crítica, el diálogo independientes y objetivos, articula y dignifica la producción artístico creativa. Es una labor de 31 años que ha trabajado por mantener la identidad de nuestra cultura con el ejercicio vivo de su patrimonio tradicional.

Instrumentos como el FONCA, son el árbitro que diversifica y pluraliza los canales de distribución tanto de recursos como de beneficiarios, del capital cultural de este país. Adjetivar a los creadores artísticos, becarios o no, como privilegiados es una muestra de la corta dimensión del juicio, mismo que no es sino una réplica de afirmaciones emitidas irresponsablemente de quien no puede distinguir el arte y la cultura como parte de nuestra educación. No hay que confundir privilegio con desigualdad. Es en este momento donde el arte y cultura están luchando por la igualdad de derechos tanto para el público como para los creadores, derecho a ser respetados y pagados como trabajadores, derecho a seguridad social, derecho a ejercer libremente una profesión sin el estigma romántico de la miseria como si fuera una condición inherente al artista para legitimar su trabajo.

Artemio Rodríguez

Mi nombre es Artemio Rodríguez, (Artista gráfico) tengo 47 años y 26 años dedicado a la creación artística. Recibí la beca del Sistema Nacional de Creadores de Arte hace dos años. Para mí, personalmente, para mi carrera artística y para mi familia ha sido una gran ayuda el recibir este apoyo. Soy un artista de provincia, sin conexiones con el mundo del arte del centro del país.

Mi carrera artística empezó como joven migrante en Los Ángeles, California y después pude regresar a la provincia de Michoacán donde he continuado con mi trabajo artístico. El recibir esta beca me permitió realizar proyectos más grandes y ambiciosos, sin la gran presión que implica sobrevivir de la venta de mis obras.

Me imagino que algunos de los que reciben estas becas pueden ser gente que no la merece o abusa al recibirla. Persona que tal vez tienen buenos ingresos de plazas académicas o burocráticas, artistas que venden bien su obra y aun así reciben la beca una y otra vez. Eso creo que es injusto y debería ser corregido, pero desaparecer de facto esta gran oportunidad para los artistas que como yo han luchado toda su vida por crear y promover el arte en nuestras comunidades, para quienes está beca significa un gran apoyo e incentivo, eso no sería justo.

 

Rocio Luna

Rocio Luna Urdaibay, (Bailarina, Maestra e investigadora de la UMSNH) becaria del FONCA como joven creador en 2005 con el proyecto Semilla Santa.

Habría que decir que desde aquella época en que postulé para el FONCA no lo he vuelto a hacer, y por lo mismo, no estoy del todo familiarizada con los protocolos, requisitos y procesos actuales; pero definitivamente creo que si bien son plataformas que tienden a marcar ciertos parámetros en la construcción de las obras (puede saberse en el simple hecho de que se proclame una convocatoria con ciertos lineamientos curriculares y condiciones para la presentación de proyectos), también son espacios valiosos para el desarrollo del patrimonio artístico del país, por eso es que hay que sostenerlos y defenderlos; desde luego también reformularlos para que estén acordes a las necesidades de los tiempos que corren.

De mi experiencia en aquella época atesoro los encuentros de becarios en que nos reuníamos todos los beneficiarios de todas las áreas y recibíamos retroalimentación por disciplina de parte de nuestros dos tutores, Sunny Savoy y Gerardo Delgado en danza. Más allá de la retroalimentación, los eventos eran espacios para hacer contacto con otros artistas y ampliar la visión sobre el arte y el ejercicio como profesional. Aunque valoro el apoyo económico, el que sucediera este tipo de intercambio es lo que más me dejó a la larga. Al finalizar la beca se presentaban fragmentos de las obras concluidas.

Cristina Bustamante

Cristina Bustamante (CINEASTA) Yo fui beneficiaria del FONCA Jóvenes Creadores en el periodo del 2014 -2015 en guion cinematográfico, y definitivamente es un apoyo que ha logrado que un sinfín de artistas desarrollen su trabajo decentemente puesto que, desafortunadamente, en México se sigue sin darle el valor el respeto a las artes y tener los medios tanto para la creación como para la digna supervivencia del artista a veces pareciera un sueño.

Entonces para mí es de suma importancia que el FONCA siga y que se renueve para que el arte en México crezca y madure. Estoy de acuerdo en que se deben hacer revisiones más extensas para el cuidado mismo de este recurso y que se aproveche en su totalidad, con transparencia, pero desaparecerlo me parece que sería un gravísimo error.

#NoExtinciónFONCA #NoExtinciónFOPROCINE #NoExtinciónFIDECINE