¿Por qué existe tanta aversión hacia el número trece? Quizá sea superstición.

foto cortesía

El cuento número 13. Novela gótica, thriller y Suspenso

 

Por Magali Lizama Vences

 

Margaret Lea es una amante de los libros que creció entre ellos, en la librería de su padre, impregnando aún más su amor por estos objetos, Ella aprendió a leer estando en la librería y ya en su edad adulta se autodenominaba fan de los textos clásicos huyendo de los más contemporáneos. Y más aún, Margaret se dedicaba a ser biógrafa de autores y personajes de la antigüedad, apasionándose con cada dato y contexto de esas singularidades.

 

[…] Sin embargo, en una ocasión fue contactada por la Señorita Vida Winter, una literata contemporánea muy afamada, quien le solicitó que escribiera su biografía, ante lo cual ella pensaba que al ser un personaje del presente, no habría nada interesante que investigar sobre Winder.

Margaret estaba dispuesta a no aceptar la oferta de Vida Winter, pero su padre le pidió que por lo menos leyera uno de sus libros antes de decidirlo y así conoció  “Trece cuentos”, Margaret, lo leyó esa misma noche, permanecido en sí la interrogante de por qué solo habían doce cuentos en tal libro; y para investigarlo decidió comunicarse con la Señorita Winter y aceptar ser su biógrafa y se traslada a la casa de Vida Winter y continuar ahí mientras investigaba y escribe la biografía.

Todos los días tenía una entrevista con ella y se iba colmando de los misterios de su existencia, mismos que no habían sido revelados con anterioridad. La señorita Winter era una mujer mayor que a lo largo de su vida había contado historias diferentes sobre su propia historia pero en esa ocasión sería diferente, puesto que relataría incluso su verdadera identidad. En cada una de las entrevistas le iba contando la historia de distintos personajes y sólo al final revelaría cuál de ellos correspondía con su realidad, es decir, cuál de ellos había sido ella…