ROMO, ARTISTA Y ESCULTOR

Foto facebook

JOSÉ ANTONIO ROMO TIENE UNA MUY FUERTE CONVICCIÓN EN QUE TODO ES POSIBBLE Y PERFECTIBLE

Uno de los hombres que más conoce la ciudad de Morelia, es el Mtro. José Antonio Romo, que es el cronista fotográfico de la capital michoacana, cuenta con más de 400 exposiciones individuales como fotógrafo. Es autodidacta y lector incansable.

He hecho más de 400 exposiciones tanto del punto de vista creativo. Soy el cronista fotografió  de la ciudad. Recoger la historia de la ciudad a través de la fotografía, la arquitectura y la realidad se modifica, se deforma  y se destruye. Tener  el registro fotográfico es muy objetivo. Tuve dos preocupaciones saber que era la fotografía  y conocer de esta ciudad donde había yo decidido quedarme a vivir.

Pocos saben que a la edad de 11 años, se inicia en un taller de escultura como artista visual, bajo la tutela del maestro de oficio Enrique Joly. A los 15 años decide, para ayudar en la economía de la familia, ser uno menos de 8 hermanos que eran para buscar su vocación y ocuparse de si mismo.

Originario de la Ciudad de México, viaja en 1965 a la capital michoacana para enamorarse de su magnífica Catedral y decide tiempo después habitar en esta ciudad que le daría renombre y de quien apreciaría sus monumentos históricos con una mirada que como la de un “genio”  descubre y crea sus piezas escultóricas que desde siempre ha diseñado.

Fue en su estudio frente a la bombilla de agua del imponente Acueducto de Morelia, que platicaría con una servidora sobre cómo ha vivido su etapa como escultor.

“La escultura es un arte tridimensional, pero no por sí misma; ella tiene que corresponder a su momento histórico. El arte tiene que ser consecuencia propia de la vida y del momento. La escultura, para mí, es una necesidad existencial”.

Arte y  cultura

Entrar al estudio fotográfico del maestro Romo, es llegar a la casa de un hombre que conserva más de 1000 cámaras fotográficas, lentes, tripies, flash, etc, El espacio está prácticamente tapizado de cuadros de la ciudad de Morelia y en cada rincón hay libros y esculturas o modelados de los trabajos de este hombre que por 50 años se ha dedicado a capturar imágenes para revelarlas al mundo y muchos más años  a la escultura.

Para empezar con la conversación el maestro Romo hizo una breve introducción sobre los procesos artísticos de vanguardia y se referiría a ellos “El trabajo de la pintura realista ya no era conveniente después del surgimiento de la fotografía, había que interpretar la realidad y surgen los impresionistas con formas distintas de ver, ese proceso llegó hasta el abstraccionismo  donde ya no se copia ni  interpretar; ahora hay que  manifestar la realidad y, la realidad es abstracta, ahí es donde  se pierde el sentido del arte.  Para que  llegue a ser arte se requiere el saber hacer, más sensibilidad e intuición y lo más importante tener  cultura”.

En la vida hay dos formas de expresión natura y cultura: la primera es la naturaleza; la segunda  es todo lo que el ser humano crea. La cultura de élite que se considera como la expresión en  su máxima forma; la cultura tradicional  que es la de los pueblos originarios con  sus creencias y sus ritos y, la cultura popular que  no es la de élite ni la tradicional, es la que le da identidad y determina los valores de cada momento histórico.

Tres decisiones más importantes de mi vida:

Adiós a la familia

José Antonio Romo La terminación “ia”, es un sufijo en latín que quiere decir: lugar de,  por eso Morelia es: “el lugar de Morelos.

 

Soy de 1947, de la Ciudad de México, de una  familia de 8  hermanos, con todas las carencias del mundo. Recuerdo que llegó un momento que mi papá buscando como resolver la sobrevivencia nos pide a los  hermanos que  pudiéramos ayudar. Yo dije -no tengo manera de ayudarte, tenía 15 años, tengo que resolverme a mí mismo. La única forma para ayudarte es ser uno menos-“Me salí de mi familia. Ahora he llegado a entender que es la mejor forma de que el ser  humano desarrolle su potencialidad. El verse solo“, afirmó.

A los 11 años Romo, es alumno de Enrique Joly escultor de oficio que trabajaba con su padre, a quién le tocó restaurar el Ángel de la Independencia en 1957 cuando se cayó, “nosotros vivíamos muy cerca y fue el año  en que ganó Ana Berta Lepe, el concurso Miss México, ella fue la modelo para la restauración del ángel y yo jugando en el estudio del maestro Jesús Urbina, con el barro, la plastilina  hice una mujer, pero desde mi visión, le  dije –tú estás copiando, yo estoy inventando- nunca nos pusimos de acuerdo.  yo no  quise hacer escultura para complacer caprichos en el mundo del mercado del arte para hacer tontería

A los  12  años una maestra le regalo un libro  y desde entonces nunca  ha dejado de leer La impaciencia del corazón de Stefan Sain, llegó un momento  en que leía un libro diario y cuando no tenía para comprarlos iba a las librerías y se ponía a leer, dejaba de comer por leer un libro. Al iniciar la secundaria  se encontró confundido y no satisfecho de muchas cosas  y acabó de manera muy consiente por renunciar a la educación escolarizada y se vuelve  totalmente autodidacta, “eso le permite a uno tener una mente abierta y en el andar viajando  llegue a Morelia una noche del año de 1965  y me encuentro una excelente ciudad, pero sin gente. De  regreso a Ciudad de México le comento a mi papá y él me dice es una extraordinaria ciudad  estudiantil, cultural”

Gracias a un amigo de su padre que trabajaba en  el Comite de Construcción de Escuelas (COCE), decide entrar a la secundaria 1, era medio año, yo dije –échenme todos los exámenes que quieran-. Me aceptaron, pero a los dos meses renuncié. Al año siguiente  llegaron tres pasantes que estaban haciendo su tesis sobre el pueblo de Jungapeo, “yo empecé a leer sus libros y a los 6 meses ellos me preguntaban. Lo que se les atoraba yo se los resolvía” (1966-1967), ahí cambió todo. Ante esa actitud, le llaman “genio”, tras buscar soluciones para un proyecto de construcción de escuelas es que incursiona en el estudio de la fotografía que descubre leyendo Laboratorio de Fotografía.La fotografía  me da tres cosas muy importantes: un oficio, un medio  de expresión y me enseñó  a ver, pero de una manera diferente formas, texturas, colores y traducirlo finalmente en la escultura como un recurso”.

En la escultura  hacía lo que se le diera la gana, si a alguien le gustaba bien y si no ni modo. No estaba en el afán de buscar chamba o vender, ni mucho menos lo que los seudo artistas andan buscando fama, gloria, reconocimiento. “El arte debe hacerse  por amor al arte, por convicción a la necesidad de expresar algo a través de cualquiera de los medios. Así lo hice y no faltó quien comprara alguna escultura”.

En 2017,  ya  había obtenido como fotógrafo profesional  todos los reconocimientos. Cuenta desde entonces con una satisfacción muy plena en todos los sentidos. Realizó  el logotipo de la Asociación Nacional de Fotografía, diseñé miles de cosas, seguirá viviendo de esto, asegura que le gusta servir a la gente.

Y la Escultura

José Antonio Romo: Los griegos tenían una forma de ver la vida y exaltaban la figura humana, pero eso ya no me toca a mí. yo tengo que encontrar lo que me corresponde.

De alguna manera he cumplido con la familia, conmigo mismo, pero la escultura está pendiente, hay que darse cuenta que la vida tiene sus límites y al rato las condiciones ya no son y se requiere habilidades físicas. ¿Qué voy a  hacer?, buscar trabajo de escultor, andar de minero, no. Tengo que encontrar una razón personal que sea por convicción. Si le he dedicado tantos años a Morelia, qué puedo hacer de Morelia. Caí rápido en algo que es elemental ¿qué artesanía tiene Morelia?, no tiene. Lo que si tiene Morelia es arquitectura y como elementos representativos: el acueducto que da razón y origen a la ciudad y su elemento más representativo: la caja de agua. Entonces yo dije ¿por qué no hacer una artesanía de este escenario?  ya  había  hecho una pieza en bronce como pieza única. “Yo le  llamo artesanía a esto porque tiene  la intención de no ser única sino hacer el prototipo  y que se pueda reproducir en serie, está modelado en plastilina, pero aún está por resolverse el asunto del sistema de producción”.

Mi plan es hacer escultura, pero aun no sé cuáles sean los tamaños más convenientes, la idea es hacer una serie y poder colocarla para que sea autosustentable. Tengo que generar mis recursos.

Razones escultóricas

El trabajo de moldeado es a base de plastilina con las que ha estado experimentando las piezas de Artesanías Morelianas.

Conociendo la arquitectura de Morelia llega el momento en que  empiezo a buscar temas y motivos y va a servir  para compartir muchas cosas en calidad de artesanía y para  aprender a ver la ciudad.

La biblioteca pública  fue originalmente el Templo de la compañía de Jesús y la representación de los jesuitas, que surgen cuando la revolución de Lutero consideró que se abusaba de las imágenes en los templos encontraron, una forma de representar el sacrificio de Jesús es un ave que se está clavando el pico en el pecho, “Así también esta representada en Morelia y narra parte de su historia vallisoletana”, como se muestra en una efigie hecha por el Mtro. Romo. 

El símbolo del amor es elemental , resulta que dentro de las especies animales hay muy poquitas que son monógamas, el que tiene  más representación es el cisne, cuando una pareja de cisnes se encuentran en su danza se encuentra la imagen del corazón, es motivo de otra escultura

La cultura  popular que determina la identidad de los pueblos, “me di a la tarea de buscar una imagen que sea representativo de Michoacán, que sea contemporáneo  con proyección internacional y  el resultado es “El Buqui”, Marco Antonio Solís; sus características, el cabello, toca la guitarra   que tiene forma de mujer y con la que canta al amor y el resultado es la vida” .

El acceso a las puertas de la ciudad son las puertas, para poder entrar se utiliza una llave: Ahí está la llave de la ciudad, en otra escultura. para la “Ciudad de las puertas abiertas”

El símbolo de la Independencia de México que nace desde el ideal de este movimiento es la mente de Hidalgo y Morelos, todos somos consecuencia de la mente. De ahí otro trabajo de esa colección artesanías de Morelia, que se expresan desde el paliacate  y la calva cabeza del Padre de la Patria con la antorcha de la libertad.

José Antonio Romo: Para ver no sólo hay que mirar, se debe estar preparada y dispuesto a asombrarse.

Simbolismo

José Antonio Romo, es un hombre de mucha labia, además de un muy buen carácter y mejor conversador, continuó narrando:

“Un amigo  arquitecto me dijo-oye no sé si consiente o inconscientemente tú siempre andas buscando  el simbolismo de las cosas- le dije: No, no es inconsciente, es perfectamente consiente. Siempre voy buscando  la explicación que me llevan a una conclusión. No creo en la inspiración, es todo un proceso mental.  El trabajo es una interpretación escultórica con una visión contemporánea”.

Son cosas que nadie conoce de Morelia y que pocos conocen. Hay que saber distinguir  las   diferentes épocas y características que construyen a la ciudad, no solo es colonia, también es neoclásica o contemporánea. Esto de la escultura aparte de aportar algo, en lo personal encontré mi razón, va a provocar  que volteen a ver lo que no han visto, finalizó.