Un voto por la naturaleza

Foto tomada de https://www.tribunasegovia.com/blogs/mision-sostenible/posts/de-la-buena-gobernanza-ambiental

 

Por Fátima Chávez Alcaraz

La gobernatura está por concluir, la efervescencia que precede a las elecciones está presente en los distintos municipios del Estado. Innumerables promesas de campaña no se hacen esperar, temas como seguridad y desarrollo económico, encabezan la lista de propuestas. Las acciones en pro del medio ambiente también toman relevancia en las promesas de campaña.

Michoacán, es un Estado con incontables recursos naturales; que paulatinamente ha sufrido un deterioro evidente para todos sus pobladores. Solo basta visitar el santuario de la mariposa monarca, observar nuestros bosques antes abundantes en pinos y oyameles, ahora repletos de aguacate, y ni que decir del lago de Pátzcuaro que por sexenios, distintos gobiernos han “trabajado” en su rescate, sin concluirlo.

Goberanturas inician y terminan sin dejar resueltos temas esenciales como regular la plantación desmedida de aguacate, el rescata del lago de Pátzcuaro, y la protección de muchos otros recursos, que también han sido seriamente afectados por la negligencia y descuido de las autoridades.

A propósito de las elecciones, es urgente que como ciudadanos nos replanteemos la importancia de la preservación de los recursos naturales; no como un discurso romántico, sino como una fuente de riqueza, equilibrio, desarrollo económico y comunitario, pero sobre todo de supervivencia.

Permitir que nuestros bosques se erosionen, que los ríos se sequen y los lagos se contaminen, es un atentado contra la vida. La negligencia en cuestiones ambientales podría ser equiparable a un acto tan grave como un delito de lesa humanidad, pues representa un exterminio paulatino y casi invisible de la población, pero no por ello menos peligroso.

En este sentido, es menester que los ciudadanos nos preocupemos por conocer las propuestas y exijamos resultados en temas ambientales, no podemos continuar siendo cómplices de la decidía de las autoridades en asuntos de vital importancia y que nos obligan a reconstruirnos como ciudadanía y ser capaces de exigir resultados sobre aquello que hoy prometen.

Conservar un bosque, un río, un árbol, es un tema de vital importancia, equiparable a la seguridad, la salud y el desarrollo económico. Exijamos regulaciones y acciones que garanticen su conservación, pues sin tierra fértil, aire puro y agua potable; ningún futuro será posible ni para gobernadores ni para ciudadanos.

 

Fátima Chávez Alcaraz

Fátima Chávez Alcaraz

 

 

Visiting fellow at Harvard GSAS government department (2012) Dra. Gobierno y administración pública, instituto Ortega y Gasset de Madrid (2010) actualmente coordinadora de prevención de la violencia y proximidad social en el estado de Colima.